La batalla decisiva entre el Socialismo y el Fascismo por Venezuela

Por un mundo donde todos seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres. Rosa Luxemburgo

Esta semana se dará en Venezuela la batalla decisiva entre las fuerzas del Socialismo, legado de Chávez continuado por Maduro que le dio un presente de paz y justicia social al pueblo y aspira darle un futuro aún más luminoso, y las hordas de la barbarie fascista que en el pasado lo hundieron en tinieblas de violencia e injusticia y hoy buscan sumirlo en abismos de esas plagas, aún más profundos .
Y es que, acorralados en su laberinto desestabilizador en que el que viven encerraron desde hace más de 18 año, EEUU, sus secuaces, los Estados vasallos latinoamericanos y europeos y la legión de lacayos criollos y extranjeros, en desesperado y simultáneo esfuerzo tratan de salir del pantano donde se hallan y lograr lo que no han podido, destruir la Revolución Bolivariana.
No es destruir por destruir, sino por dos razones muy distintas, como el revanchismo: porque la revolución, magna creación del eterno y supremo comandante sirvió de ejemplo para que líderes progresistas y revolucionarios de muchos pueblos oprimidos de América Latina y el Caribe se rebelaran y cambiaran el mapa político y social de una región que entonces era feudo del imperio.
Y por otra aún más importante, porque lo que busca EEUU es adueñarse de los ingentes recursos naturales de Venezuela, país dotado como pocos del planeta de tanta riqueza, como el petróleo, el gas, diamantes, metales estratégicos como torio, coltán y uranio y el agua, el oro azul que abunda en sus caudalosos ríos, lagos, lagunas y acuíferos capaz de saciar la sed de gran parte del mundo.
Por eso es que EEUU ordenó a sus vasallos criollos y extranjeros agredir a Venezuela, ya que las suyas se agotan y el Capitalismo que rige en ese imperio que se alimenta del consumismo voraz que es la razón de su existencia, para poder sobrevivir necesita de ellas.
De allí que la MUD, pese al fracaso de sus sangrientas asonadas golpistas como La Salida; sus escuálidas “tomas” de Caracas y de Venezuela; sus marchas asesinas disfrazadas de pacíficas; su fraudulento plebiscito; su paro nacional de 24 horas, y la ilegal e ilegítima designación del Tribunal Supremo de Justicia, decidieran librar la última batalla, acto final del drama de su suicidio político.
Le han precedido la acostumbrada avalancha de calumnias y mentiras que difunden los medios mercenarios, las amenazas de sanciones económicas de EEUU si el libre y soberano pueblo y venezolano aprueben la Constituyente y las insolentes exigencias de unos gobernantes vasallos imperiales que repiten como cacatúas y loros amaestrados lo que dice su amo.
Prepotentes, usurpan el nombre de la comunidad internacional diciendo ser la mayoría cuando son una minoría de regímenes donde rige el Capitalismo: EEUU, varios de Europa y de América Latina, y en el Caribe, para vergüenza de su pueblo, el gobernador de Puerto Rico, la colonia más antigua del planeta, 3 siglos bajo el dominio del imperio español y 118 años bajo el del imperio yanqui.
Olvidan que la inmensa mayoría de los pueblos, gobiernos y organizaciones políticas y sociales del mundo apoyan a Venezuela, pues saben que allí existe una Revolución Socialista cuya causa es justa, un proyecto político e ideológico, creación de Chávez continuado por Maduro que le devolvió al pueblo la dignidad y soberanía perdidas a manos del Capitalismo salvaje y sus lacayos.
Y dirigiéndose a ese mundo mayoritario, representado en la ONU por 193 gobiernos y pueblos del planeta, el domingo el canciller venezolano Samuel Moncada, por instrucciones del Presidente-Obrero denunció las agresiones y amenazas de EEUU y sus vasallos en su irracional, ilegal e ilegítimo intento de impedir el derecho de elegir y aprobar una Asamblea Nacional Constituyente.
“Estamos alertando sobre las maniobras norteamericanas de la destrucción de la democracia en Venezuela. Necesitamos trabajar con la ONU en distintas áreas de cooperación, en términos de respeto, y esas son las reuniones que vamos a continuar para contrarrestar la la falsa matriz que se ha construido acerca de ¨Venezuela como un país que está a punto de una guerra.”
“Venezuela enfrenta un plan fascista orquestado en EEUU que tiene previsto provocar una ola de violencia externa que justifique que la OEA emita el 26 de julio una declaración contra Venezuela planeada desde EEUU con apoyo de otros gobiernos de la región¨.
“El Congreso del país norteamericano prepara un proyecto de ley sancionatorio contra Venezuela y eso no debe ser ignorado.
A ese complot desestabilizador se suman las declaraciones hechas por el director de la CIA, Richard Pompeo, quien reveló, según nota de Telesur que “recientemente ha sostenido reuniones en Colombia y México para evaluar las maniobras a aplicar desde estas naciones para “lograr un mejor resultado” en Venezuela”, palabras que evidencian el peligro de una intervención armada.
“Y es que en el país neogranadino vecino de Venezuela existen siete bases militares aéreas estadounidenses desde las cuales fácilmente podría desatarse una invasión contra la Patria de Bolívar.
De producirse, sería una acción, además de alevosa, injusta, más aún si cuenta con la complicidad del gobierno de Colombia, país al que Bolívar y su “Ejército forjador de Libertades” liberó del imperio español hace 2 siglos en una de las hazañas militares más grandes de la historia, pero como dijo Cervantes:
“De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe, y uno de los pecados que más a Dios ofende es la ingratitud”, de allí que sería un “mal nacido” el mandatario que permita una ingratitud tan grande como esa.
Pero todo pareciera estar fríamente calculado y coordinado para una aventura bélica de ese tipo, ya que simultáneamente en Venezuela, desde la MUDgre la derrotada oposición golpista se prepara como bestia en agonía lanzar sus últimos coletazos.
Anuncia Freddy Guevara, uno de sus más belicosos dirigentes un paro nacional de 48 horas desde el miércoles hasta el jueves, y para el viernes la “toma de Caracas” desde todas partes del país, eventos que de acuerdo con sus sueños de conspirador de oficio culminará con la toma del poder por la oposición golpista.
Solo en la mente de un adicto a las drogas, como él mismo ha confesado serlo, y que de tanto consumirlas lo llevó a vivir en el mundo de fantasías de la Paranoia Esquizofrénica, a tener delirios y alucinaciones como esa de llegar a derrocar a Maduro y destruir la Revolución Bolivariana.
Que se baje de la nube en que vive, que vea y comprenda la realidad del pueblo de un país que resiste con estoicismo y valentía la brutal embestida de un guerra económica, política, psicológica, comercial, financiera y monetaria como nunca antes se había visto en la historia, impuesta por su amo y sus secuaces, y no la ficción que ofrecen y divulgan los medios mercenarios imperiales.
Pero la verdad y la justicia al final siempre se imponen y será el 30 de julio, cuando millones de hombres, mujeres, jóvenes, adultos de la tercera edad abran con su voto las puertas a la Constituyente que hará reinar para siempre en Venezuela, la paz, el amor, la felicidad y el Socialismo que el Capitalismo salvaje y sus vasallos criollos y extranjeros pretenden negarle.
No se quejen entonces, cuando “la justicia, -como Horacio hace más de 2.000 años- aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera”, acabe con la impunidad que durante más de dos siglos reinó en Venezuela, juzgando, condenando y encarcelando a los que durante por más de 18 años flagrantemente la burlaron.

25/07/2017 - 11:15 am