Grupos radicales de oposición elevan niveles de violencia en sus acciones de calle

Caracas, 18 May. AVN.- Este jueves la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a una marcha que fue dirigida hacia la autopista Francisco Fajardoque con el objetivo de llegar al centro de Caracas, donde no cuenta con el permiso para movilizaciones de calle, y el desenlace una vez más fue la generación de focos de violencia para causar molestia y zozobra en la ciudadanía, usando la narrativa mediática de un supuesto clima de ingobernabilidad en el país. 

Al encontrarse esta movilización con la barrera de las fuerzas de seguridad que resguardaban el acceso al municipio Libertador, comenzó el enfrentamiento de los habituales grupos de choque opositores, que entran en acción para confrontar a las fuerzas de seguridad ciudadana que preservan el orden público, esta vez con un mayor nivel de violencia y agresividad que en acciones pasadas.

Cuando la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) despejaba la autopista, trancada ilegalmente por los violentos, los grupos de choque se desplegaron hacia varios puntos del este de Caracas, donde trancaron las vías de tránsito vehicular y mantuvieron a sus conductores en condición de rehenes sin poder desplazarse y utilizarlos a su favor en el enfrentamiento contra las fuerzas de seguridad. 

En la urbanización Altamira, zona habitual de formación de estos focos de violencia promovidos por algunos sectores de la ultraderecha, los jóvenes equipados para el enfrentamiento, con sus rostros totalmente cubiertos, forzaron al conductor de una gandola cargada de madera que atravesara este vehículo de carga a lo ancho de la avenida Francisco de Miranda, lo que imposibilitó salir del lugar a una gran cantidad de ciudadanos que se desplazaban en sus vehículos. 

Asimismo, abordaron una unidad de transporte público que prestaba servicio de traslado hacia el este de la ciudad, y obligaron a su conductor a trancar la vía en los alrededores de la Plaza Francia de Altamira. al tiempo que esto ocurría, un grupo de encapuchados golpeaba con elevada violencia a un comunicador que grababa lo sucedido, al que acusaron de "infiltrado"

Todo esto ocurría en total ausencia de los dirigentes de la oposición responsables de convocar a estas acciones, quienes justifican, a través de sus redes sociales, las acciones terroristas que atentan contra la integridad física y el derecho a la paz de la ciudadanía, como medio necesario para provocar una ruptura del hilo constitucional, y la interrupción del mandato constitucional y legítimo del presidente Nicolás Maduro.

18/05/2017 - 05:54 pm