El llamado al diálogo, la tarea permanente en la agenda política nacional

Mesa de diálogo en 2016. Foto archivo: Gregorio Terán, AVN

Caracas, 14 Sep. AVN.- Desde el miércoles, representantes del Gobierno y de la oposición venezolana se reúnen en República Dominicana para explorar mecanismos para el reinicio del diálogo entre ambos sectores, con el fin de alcanzar acuerdos para la paz política, económica y social del país. Se trata, además, de una tarea que tuvo sus antecedentes en encuentros sostenidos en 2013 y 2014, pero que en 2016 fue retomada con mayor ahínco por parte del Ejecutivo nacional.

Ese año, cuando la coyuntura sociopolítica que encara el país desde 2013 se profundizó, se dieron una serie de reuniones para evaluar la posibilidad de entablar un diálogo. El 30 de octubre, con el acompañamiento del enviado especial del papa Francisco, monseñor Claudio Maria Celli, se efectuó el primer encuentro oficial de la mesa de diálogo por la paz y la soberanía nacional.

Menos de dos meses después, los partidos dominantes de la derecha nacional abandonaban el diálogo para apostar a la estrategia de la violencia política, desde abril hasta julio de 2017, que le costó al país la muerte de más de 120 venezolanos e incalculables destrozos de bienes públicos y propiedad privada.

Sin embargo, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, quien todavía forma parte de la delegación del Gobierno nacional para el proceso de diálogo, informó en días recientes que, de forma privada, se han efectuado al menos 100 reuniones entre las partes desde que inició el proceso, hace casi un año atrás.

En las primeras reuniones, que contaron con el acompañamiento de una delegación internacional integrada por Ernesto Samper, entonces secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá), además del enviado del Vaticano, las delegaciones del Gobierno y la coalición opositora Mesa de la Unidad (MUD), constituyeron mesas de trabajo en cuatro áreas temáticas definidas en consenso.

Luego de tres plenarias con resultados y declaraciones públicas, diferentes partidos y dirigentes que integran la MUD iniciaron una campaña de ataques contra el proceso, alegando que el Ejecutivo no cumplía con uno de los acuerdos iniciales: trabajar en la recuperación de la legalidad de la Asamblea Nacional (AN).

Ante las acusaciones, la delegación del Gobierno explicó que no era el Ejecutivo sino la directiva del Parlamento, en desacato a las sentencias del Poder Judicial de la nación, que no ejecutaba las acciones legales pertinentes para revertir la condición de nulidad que aún pesa sobre el órgano legislativo.

Pese a esta situación, el presidente Nicolás Maduro persistió en su llamado al diálogo como única vía para encontrar soluciones a los problemas del país, y la delegación del Gobierno Bolivariano, conformada por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, el diputado Elías Jaua, la entonces Canciller, Delcy Rodríguez, y el diplomático Roy Chaderton, continuó asistiendo a los encuentros y a reuniones con los acompañantes internacionales, aunque la delegación opositora no asistiera, o lo hicieran pocos de sus miembros.

En contraste, los representantes de la MUD públicamente aseguraban que no retomarían esta vía democrática, aunque fue en diversas oportunidades demostrado, con pruebas presentadas por representantes del gobierno nacional, que las reuniones del diálogo se mantuvieron constantes de forma secreta.

Esta semana, tras la invitación hecha por Rodríguez Zapatero y el gobierno dominicano, el Ejecutivo venezolano y la oposición exploran las vías para retomar la senda del encuentro para el restablecimiento pleno de la paz.

Lea también

Más de 100 reuniones han sostenido Gobierno y oposición

Presidente Maduro celebra que oposición participe en reunión por el diálogo en República Dominicana

14/09/2017 - 12:54 pm