“Miserable” es, según acepción del DRAE “persona alevosa, abyecta, canalla”, como esa que hace daño, a veces por motivaciones personales, pero más ruin y vil aún, cuando sirve a bastardos intereses, como esa caterva de vasallos imperiales que agreden a procesos progresistas y revolucionarios como la Revolución Bolivariana a cambio del puñado de dólares que reciben de su amo.
Determinar cual de ellos es el más miserable de todos, es imposible, ya que todos y cada uno de sus miserables actos, además de ir en contra del inédito y pacífico proceso político de Chávez, continuado por Maduro, han sido, son y siguen siendo perpetrados contra sus pueblos y otros pueblos, como vasallos que son al servicio del más miserable de todos los imperio de la historia.
A esa legión de agresores de Venezuela, pertenece entre otros, un grupo de presidentes como, Rajoy. Macri; Kuczynski, Uribe y Tamer, que lo hacen personalmente, y otros que no tienen el valor de hacerlo de frente, y por orden de EEUU giran instrucciones a sus cancilleres y a sus embajadores en la OEA para apoyar la propuesta de Almagro de aplicar a Venezuela la Carta Democrática.
Y como no lo lograron, PPK, el presidente peruano, miembro del Club de Bilderberg, al que pertenecen los dueños del planeta, quien posee alma gringa, pese a que renunció a la nacionalidad yanqui que ocultó por años para optar a la presidencia, en un acto sin precedentes en la historia, pues ningún mandatario en ejercicio ofendió a Venezuela y a la dignidad de los latinoamericanos.
Lo hizo en una conferencia dictada en la Universidad de Princeton, “en la que según reseñan sendas notas de MINCI y AVN, “emitió declaraciones en las que descalificó a los países latinoamericanos denominándolos “perros bonitos” que están echados sin causar problemas y juzgó la autodeterminación de Venezuela como nación soberana”, pronunciamientos que fueron rechazados por Maduro.
“Este viernes, -según la información- en transmisión conjunta de radio y televisión el Presidente Maduro transmitió el video de la intervención del presidente Kuckyinski, hecha originalmente en inglés (idioma que habla mejor que el castellano) en la que el yanqui, más que peruano señalo:
“EEUU se enfocó en aquellas áreas donde hay problemas, como el Medio Oriente. No invierte mucho tiempo en América Latina, pues es como “un perrito simpático que está echado en una alfombra y no genera ningún problema. El presidente peruano señaló que la excepción es Venezuela.”
“Dijo que en la Cumbre de Cartagena le pidió a la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, que su gobierno tenía que echarse a un lado. Le dije que su gobierno era insostenible y tenía que dar un paso al costado.”
Sus malsanos y ofensivos comentarios recibieron la inmediata y contundente respuesta de Maduro, quien indignado ante ese atropello al gobierno venezolano y al pueblo latinoamericano, al que kuczynski comparó con un animal, dijo:
“Yo, en nombre del pueblo venezolano. a nombre de América Latina y el Caribe, le hago un llamado al presidente de Perú a que públicamente se retracte y ofrezca una disculpa al pueblo Latinoamericano y Suramericano, a la Patria de los Libertadores. Lo que ha dicho es muy ofensivo, no podemos aceptarlo.”
“En la historia de 200 años de nuestros pueblos, nunca un presidente en funciones había declarado que nuestros países eran “perros echados” ante los intereses de las élites estadounidenses.”
“Yo espero, -lo digo con humildad- que al presidente (Kuczynski) le llegue este mensaje, vea el video y se cuenta de la barrabasada que cometió, y más allá de las diferencias que tenemos en el campo de la política, usted dé un paso al frente de la rectificación. Creo que ningún presidente en funciones, ni un líder había dicho que nuestros pueblos eran “perros echados”. Ojalá el Sr. Kuczynski rectifique y nuestros pueblos sigan la senda de lo que somos: Pueblos de Dignidad.”
Quienes conocen lo soberbio y prepotente que son los fascistas, dudan que el yanqui-peruano ofrezca las disculpas que con humildad, pero con firmeza le exigió el venezolano, y sordo a su reclamo, seguirá, -sostienen- con la avalancha de agresiones que viene desatando contra el gobierno venezolano y que ahora ha extendido a todos los latinoamericanos.
Como lo hacen sus homólogos en la Patria Grande y esos ex mandatarios regionales que llevan el sello de lacayos en la piel de sus conciencias marcadas con el hierro de la historia por arrojar a sus pueblos a las fauces del imperio, que los sojuzgó y saqueó sus riquezas y también un europeo, cómplice de una guerra que tuvo a la mentira como excusa y dejó más de un millón de muertos.
Esa manada de hienas humanas que viven en medio del hedor de la carroña que dejaron a su paso cuando gobernaban y hoy se agrupan en organizaciones pseudo democráticas financiadas por Washington que celebran cumbres en diversos países a los que viajan en aviones en “Primera Clase” y se hospedan en hoteles “5 Estrellas”, con todos los gastos pagados por el Imperio.
Sus nombres no cabrían en este espacio, pero basta citar algunos para que los pueblos, especialmente los jóvenes que no conocieron de sus crímenes, los recuerden y guarden en su memoria colectiva, para que no vuelvan nunca a gobernar para su amo y robar como lo hicieron cuando para su desgracia los eligieron presidentes, creyendo que eran honestos y no unos saqueadores de oficio.
Porque no se presentan como tales, sino con el disfraz del engaño, y del cinismo emitiendo en esos encuentros en que agreden al gobierno venezolano, suscribiendo declaraciones en las que se auto proclaman “ex gobernantes democráticos”, como lo hicieron 27 de esos miserables en una de las cumbres que celebraron en Panamá hace varios meses.
Firmaron el írrito documento, José María Aznar, Óscar Arias, Belisario Betancour, Álvaro Uribe Vélez, Armando Calderón Sol, Felipe Calderón, Alfredo Cristiani, Laura Chinchilla Miranda, Fernando de la Rúa, Sixto Durán Ballén, Vicente Fox, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Lucio Gutiérrez, Osvaldo Hurtado L., Luís Alberto La Calle, Ricardo Martinelli, Luís Alberto Monge, Mireya Moscoso, Andrés Pastrana A., Sebastián Piñera, Jorge Quiroga, R., Miguel Ángel Rodríguez, Julio María Sanguinetti, Alejandro Toledo y Juan Carlos Wasmosy, cumpliendo precisas instrucciones de su amo.
Y es que para EEUU, la Revolución Bolivariana es “una piedra en el zapato” para sus planes, no solo de dominación regional sino mundial, por lo que desató ese “El Golpe de Estado Continuado” en el ha invertido en vano 18 años y miles de millones de dólares arrojados en saco roto pagando a unos incapaces secuaces criollos y agentes extranjeros como esos serviles mandatarios.
Su proyecto hegemónico mundial es objeto de un amplio análisis publicado en un libro electrónico titulado “Casus Belli: Cómo los EEUU vende la Guerra”, recopilación de ensayos escritos por destacados expertos de todo el mundo. En ellos se analizan las diversas excusas que se han esgrimido para ir a la guerra durante las últimas décadas.”…
“Se examinan los pretextos utilizados para justificar las invasiones estadounidenses de Afganistán e Iraq, así como las agresivas políticas de Washington en el resto del mundo, ya sea en Colombia, Palestina o Irán.”
Y en ese contexto se inscriben las agresiones perpetradas a lo largo de casi dos décadas por esa banda de lacayos contra la Revolución Bolivariana durante los gobiernos de Chávez, el Eterno y Supremo Comandante y de Nicolás Maduro, su hijo político y heredero de su legado libertario.
Exhibe la mayoría, amplio prontuario delictivo, como modernos Judas que entregaron a sus pueblos, a la voracidad del Imperio con las privatizaciones, saqueadores que dejaron en ruinas a sus patrias, otros, como el banquero estafador que robó millones y la “malinche” que indultó a uno de los más grandes terroristas de la historia
Son tan hipócritas y cínicos que se presentan como defensores de la ¨Democracia, de los DDHH y contra “la amenaza” que según ellos representa para la región la Revolución Bolivariana, ocultando lo que en verdad persiguen, que es la destrucción de ese proceso cuyo ejemplo siguieron otros líderes que con Chávez, cambiaron el mapa político, económico y social de América Latina y el Caribe.
El martes, desde Ginebra, Delcy Rodríguez, la canciller venezolana, les recordó que “la mentira tiene patas cortas” por lo que la verdad siempre la alcanza y termina imponiéndose sobre la avalancha de calumnias que ellos desbordan contra un proceso que es ejemplo a seguir por todos los gobiernos, incluyendo los de ellos.
Desde el Consejo de DDHH de la ONU, con sede en la ciudad suiza, Rodríguez denunció ante el mundo la agresión continua de que es víctima la República Bolivariana de Venezuela por parte de EEUU y sus vasallos, demostrando con pruebas fehacientes que la Patria de Bolívar está muy lejos de ser, como ellos afirman, la “dictadura”, el “Estado fallido” donde no existen los DDH.
“Tenemos que denunciar ante la comunidad internacional, -dijo- que sobre Venezuela hay un proceso de agresión que pretende la intervención de nuestro país y también causar profundas heridas sociales mediante la violación masiva de los Derechos Humanos del pueblo venezolano.”
“A Venezuela, los poderes imperiales la han determinado y seleccionado como un objetivo imperial contra su modelo de DDHH, que es inclusivo, que es universal. Venezuela hoy, a pesar de las agresiones económicas multiformes, exhibe cifras que pocos países desarrollados pueden mostrar a la Humanidad.”
“Hace pocos días el Presidente Nicolás Maduro entregaba la vivienda un millón 500 mil en medio de la guerra económica y de la caída de los precios del petróleo. En medio de estas condiciones, Venezuela mantiene su modelo irreversible en materia de Derechos Humanos y eso la hace una amenaza para el orden económico genocida.”
“El gobierno Bolivariano invierte un 74% de sus ingresos a la inversión social y según el índice de Gini, método utilizado para medir la desigualdad en la distribución de los ingresos, Venezuela tiene el menor nivel de desigualdad social en la región, con un índice de 0,38%. La medición del Índice de Gini oscila entre “0”, para el país con mayor igualdad, y “1”, para con más desigualdad.”
La joven titular del despacho de Exteriores de Venezuela hizo a continuación “un llamado para la construcción de un nuevo Orden Mundial en el que a los poderes financieros causantes de pobreza y desigualdad se les impida se les impida la violación masiva de los Derechos Humanos.”
Y finalizo su intervención diciendo: “Llamamos desde la República Bolivariana a la unión de los países. El Presidente Nicolás Maduro, en su condición de mandatario del Movimiento de Países No Alineados, ha llamado a alzarse contra este orden internacional injusto”
“Ha llamado a la conformación de un Frente Mundial por la Paz, contra la intolerancia, contra el odio y por el diálogo de Civilizaciones. Hay que construir un nuevo orden mundial. Queda poco tiempo para salvar a la Humanidad de este modelo inmoral.”
Con el mensaje de soberanía de “La Canciller de la Dignidad” cobra más vigencia que nunca el contenido ético y moral de una carta que Benito Juárez escribió y de una frase que pronunció hace siglo y medio en defensa de un valor inalienable de la humanidad,
La misiva, uno de cuyos párrafos díce:
“Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud, pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará”.
Y la frase en la que expresa que:
“Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la Paz.”

06/03/2017 - 08:14 am