Procesos constituyentes en revolución rompen hegemonía de las élites políticas

Foto: Gregorio Terán, AVN

Caracas, 19 Jul. AVN.- Históricamente los procesos constituyentes en Venezuela, iniciados en 1811, fueron iniciativas unilaterales de la clase dominante para controlar el Estado, mientras que el pueblo, era espectador silencioso de los cambios políticos y sociales establecidos en los textos constitucionales, adaptados a los intereses de una élite que impidió la participación popular en la política.

Esta condición cambió en 1999 con la llegada de la revolución, cuando por primera vez en la historia constitucional, el pueblo ejerció el derecho de expresar su voluntad en el proceso Constituyente del 15 de diciembre.

De este modo, la Constituyente dejó de centralizarse en asambleas y congresos representados por las élites para adentrarse al corazón del pueblo como depositario del poder originario.

Foto: Andreína Blanco, AVN

Derecho que ejercerá una vez más este 30 de julio para redactar una nueva Constitución que garantice la soberanía nacional y resguarde los logros sociales obtenidos en 18 años de revolución ante la crisis política promovida por la agenda golpista opositora.

El llamado del presidente de la República, Nicolás Maduro, al pueblo de Venezuela para llevar su voz al hemiciclo protocolar del Palacio Legislativo con la elección popular de 545 asambleístas, batió récord de participación con más de 6.000 candidaturas por ser un hecho inédito jamás visto en la historia de América Latina y del mundo, manifestó Félix Rivero, abogado especialista en el tema constitucional.

Resaltó que la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), no es un proceso nuevo en el país, ni un invento de Hugo Chávez en 1999 y tampoco de Maduro "para perpetuarse en el poder" como pretenden hacerlo ver dirigentes opositores para minimizar la importancia de este hecho histórico.

Foto: Alex Guzmán, AVN

Recordó que la nación, desde que se fundó como República, ha tenido 26 constituciones, 16 procesos constituyentes, 12 convocatorias a reformas constitucionales, 2 enmiendas y un procedimiento de reforma que no se concretó durante el Gobierno de Rafael Caldera.

La independencia, igualdad, multiculturalidad e integración latinoamericana son los elementos que signan el proceso Constituyente actual, inexistentes en los procedimientos anteriores, "donde solo teníamos constituciones donde los derechos del pueblo solo quedaban en papel, no reflejaban las necesidades reales, la creación de nuevos valores y principios de soberanía", explicó Humberto González Silva, directivo del Centro Nacional de Historia y candidato a la ANC.

Precisó que las constituciones del siglo XIX y principios del siglo XX no tuvieron cambios significativos que beneficiaran a la mayoría del pueblo venezolano a excepción de la Carta Magna de 1945, la cual fue resultado de un proceso Constituyente y "nace sobre una sentida ilusión al final de la segunda Guerra Mundial".

Quienes se oponen al proceso Constituyente, son víctimas de la segmentación social que se origina del desconocimiento de la historia, aseguró la candidata Casimira Monasterios, investigadora y candidata a la ANC, quien señaló que la oposición "juega sobre la base de la ignorancia para manipular. Tal como dijo Bolívar: Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza".

Foto: Alex Guzmán, AVN

Refirió que cuando la oposición planteó la Constituyente en 2013 con el fin de "reconciliar al país" lo hizo bajo el engaño para lograr la disolución de los poderes del Estado y con ello la salida del Presidente Maduro, pretensión que se evidencia hoy una vez más, al manifestar su rechazo a un proceso que antes pedían a gritos.

"Temen por la inmunidad, esa que se les otorgó para defender al pueblo y que usan como una licencia para delinquir y provocar una intervención extranjera", refirió.

Los especialistas coincidieron en que los derechos de los pueblos indígenas, los cuales solo fueron tocados parcialmente en la Constitución de 1811 y luego de 188 años son visibilizados en la Carta Magna de 1999; el cese de las persecuciones por tendencia política; así como la concesión total de los derechos y garantías constitucionales al pueblo, negadas hasta la Constitución de 1961, son algunos de los tantos elementos de la historia constitucional que quieren ser ocultados por los descendientes de la oligarquía mantuana para quienes el pueblo, es sinónimo de gasto público y no de inversión social.

Foto: Alex Guzmán, AVN

19/07/2017 - 09:49 am