Un tango triste

Caracas, 25 Oct. AVN.- El pueblo argentino, bailando al ritmo de un tango y su letra triste, golpeado por la “Doctrina del Shock” votó el domingo, atraído una vez más por los traicioneros y engañosos cantos de sirena del macrismo, lacayo de Estados Unidos, cuyo capitalismo y su modelo neoliberal arroja a abismos de hambre, miseria, pobreza, enfermedad, ignorancia y demás plagas sociales a los países que con su salvaje sistema conquista.
Hipnotizados por el efecto de las falacias de esa escuela creada por Friedman, repetidas por Mauricio Macri en la campaña electoral que lo llevó a la presidencia el 15 de diciembre de 2015, los argentinos votaron en los comicios legislativos por el lacayo del imperio yanqui, bajo el impacto del shock que borró de sus mentes el fracaso de la gestión del Mandatario que este mes de octubre cumplió 22 meses.
Para muchos analistas no fue coincidencia el que Macri asumiera la presidencia el 4 días después de que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganara las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela, ya que -en su opinión- ambos eventos se inscriben en el marco de los golpes de Estado suave que con la aplicación de la “Doctrina del Shock” adelanta Estados Unidos en Latinoamérica y otros países.
“Nosotros, combativos con armas psicológicas, sociales, económicas y políticas”, afirma Gene Sharp, el filósofo estadounidense creador de esa práctica perversa que Estados Unidos ha usado en África, Asia, Europa y en América Latina: en Venezuela, en 2002; en Honduras, en 2009; en Paraguay, en 2012, y en Brasil, en 2016, logrando derrocar a los gobiernos progresistas y revolucionarios de Chávez, Zelaya, Lugo y Rousseff.
En Venezuela, el golpe suave asestado el 11 de abril de 2002 contra el presidente Hugo Chávez fue breve, ya que fracasó gracias a la acción del pueblo venezolano y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, leales defensores de la democracia representada por la Revolución Bolivariana, que en una gesta histórica restituyeron en el poder al eterno y supremo comandante en menos de 48 horas.
Los golpe suaves, que según Sharp sustituyen a los tradicionales y sangrientos golpes de Estado que Estados Unidos desató en el siglo 20 en 1973 en Chile y en 1976 en Argentina, que cobraron miles de vidas inocentes, terminaron muchas veces como estos en el siglo 21 dejando una larga estela de violencia, destrucción y muerte en Ucrania, Libia, Siria y otros países donde segaron millones de vidas inocentes.
Pero transcurridos 41 años del sangriento golpe militar asestado en Argentina por unos “gorilas con rostro humano”, lacayos del imperio, no eran tiempos para aventuras como aquella de 1976, ya que en Venezuela, con la Revolución Bolivariana, los pueblos de la patria grande adquirieron una firme conciencia política y social, por lo que el imperio debió apelar a un método distinto al uso de la fuerza bruta para destruir al kirchenismo liderado por Cristina.
Lo hizo recurriendo al golpe suave de Sharp mezclado con la doctrina del Shock de Friedman, colocando a Macri como Caballo de Troya en la playa de Buenos Aires, primero como gobernador y después como candidato a la Presidencia, quien con el apoyo de la rancia oligarquía urbana y del campo socavó la confianza del pueblo a través de una guerra económica y una campaña de mentiras que culminó con el triunfo electoral del títere imperial.
Volvió a aplicar la misma receta a un pueblo hipnotizado por el shock económico que bailó otra vez al son de un tango con su letra triste, votando contra sí mismo en unos comicios legislativos que lo están arrojando al pasado ignominioso de “La Década Perdida”, de la que lo rescataron Néstor y Cristina.
La reforma y los ajustes que bajo la consigna de “Pobreza Cero”, que Macri ha aplicado durante los 22 meses de su mandato, resultaron ser una vil mentira, un cruel engaño como los cantos de las míticas sirenas, ya que hoy millones de argentinos viven en condiciones de pobreza extrema, la economía en recesión, más de un millón de desempleados, huelgas, paros y la entrega del país a los fondos buitres conforman un panorama de crisis generalizada.
Pero así como el pueblo venezolano derrotó al golpe de Estado continuado de más de 18 años que Estados Unidos y sus lacayos, los gobernantes de Estados vasallos europeos, latinoamericanos y apátridas traidores criollos de la agonizante MUD, el pueblo argentino sabrá liberarse más temprano que tarde de las garras de Estados Unidos, un imperio condenado inexorablemente a la extinción como todos los imperios.

25/10/2017 - 01:14 pm