La MUD y su compulsiva adicción por el golpe, sea suave o violento

La teoría Lambrosiana del criminal nato, aunque hace tiempo superada, pretende hoy en Venezuela la aceptación que una vez tuvo, ante la irresistible inclinación a la violencia de la dirigencia de la MUD y el partido Voluntad Popular, de amplio prontuario delictivo, a quienes ni la muerte detiene en su irracional afán de tomar el poder por cualquier medio, menos el del democrático y pacífico voto popular.
Insisten, pese a haber fracasado 17 años utilizando desde el tradicional golpe de Estado descrito por Malaparte, asestado contra Chávez junto con un sabotaje petrolero, intentos de magnicidio y una invasión de mercenarios, hasta la guerra de Cuarta Generación contra Maduro, con su Golpe Suave, creación de Sharp y “La Salida” que terminó con la muerte de 43 inocentes venezolanos.
No los detiene nada ni nadie, ni el llamado al diálogo hecho por el Presidente-Obrero al que se sumó el Papa Francisco, tres ex presidentes, gobiernos y organizaciones regionales y mundiales, porque su objetivo es la muerte, porque así se lo ordenó su amo, el imperio yanqui, que pretende destruir la Revolución Bolivariana, monumento a la libertad y dignidad, magna creación de Chávez
Porque odian la paz y el amor a la vida que hay en ella y aman la muerte, de allí que no asistieron a la reunión pautada para el viernes 13, dándole “la patada a la mesa del diálogo”, como se la han dado siempre que el pueblo, el gobierno bolivariano y el mundo les convoca a transitar por las amplias alamedas de la paz y concordia y a dejar de recorrer los estrechos atajos de la guerra.
Y en eso estaban, planificando desbordar ríos de sangre inocente en lo que son expertos, pensando que esta vez con más muertes que las que ya causaron podrían hacer realidad su macabro sueño de sepultar un inédito y pacífico proyecto que busca el futuro de felicidad, dignidad y libertad perpetuas para el pueblo y no el de dolor, indignidad y sumisión al que ellos arrojarlo.
Y como Chávez, el supremo y eterno Comandante le aconsejó al pueblo, a la FANB que es el mismo pueblo y los demás organismos de seguridad del Estado, permanecer siempre alertas, no dormirse sobre los laureles del triunfo, varios de esos criminales, diputados, dirigentes y agentes de la MUD, fueron capturados la pasada portando explosivos, armas y artefactos de guerra.
Iban a ser utilizados en una serie de atentados a realizar en manifestaciones de la oposición para culpar al gobierno bolivariano de la muerte que provocaran, denunciarlo ante las instancias internacionales del genocidio y pedir la intervención y ocupación de Venezuela por el ejército yanqui y así acabar por fin con la Revolución Bolivariana, pero, como siempre, fracasaron.
“Se ha descubierto un plan terrorista desestabilizador en contra de nuestra patria a realizar por miembros de la ultraderecha” reveló el jueves pasado el ministro del PP para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, General Néstor Reverol en el marco del Operativo Anti-golpe que adelanta el gobierno a través de la FANB y los cuerpos de seguridad e Inteligencia del Estado venezolano.
Pese a haber sido abortada esa última conjura con su carga de violencia, destrucción y muerte que planificaba, los golpistas persisten en su irracional carrera en busca de la destrucción de la Revolución Bolivariana, inédito y pacífico proceso ideológico y político, magna obra de Chávez, y como son poco creativos, recurren a viejos medios ya fracasados.
Fue así cómo su escasa inteligencia los llevó a cometer nuevos errores, como el de la AN al aprobar el írrito Acuerdo con que pretendía derrocar al Presidente Maduro acusándolo de “Abandono del Cargo” y su decisión de no asistir a la reunión del viernes pasado convocada por los mediadores del Vaticano y de Unasur para la reanudación de Diálogo entre el gobierno y la oposición.
Cumplen órdenes del Imperio yanqui, su amo, dadas a través de Thomas Shannon desde la embajada de EEUU durante su reciente visita a Caracas, cuyo estricto cumplimiento fue verificado por el encargado de negocios de esa sede diplomática, “invitado especial” de esa caterva de traidores y apátridas a la inconstitucional toma de posesión de la nueva directiva de la AN realizada el lunes pasado.
Tan frecuentes y graves han sido esos errores de cálculo, que han llevado a la nave de la MUD a un “rumbo de colisión”, ya que los dirigentes de la MUD junto con los de Voluntad Popular, los más violentos, cegados por la ira, el odio y el revanchismo, la han hecho estrellarse contra la realidad del pueblo de un país y del mundo que quiere la paz y rechaza la violencia.
Pero están tan enfermos de poder, que su enfermiza mente de megalómanos les hace creer cosas irreales como le sucede al violento de Freddy Guevara, de VP y directivo de la ilegal e ilegítima ÄN, que padece de espejismos propios del trastorno delirante el cual le hizo decir a raíz de la declaratoria de la MUD declarando “la ausencia del cargo por parte del Presidente de Venezuela”, que:
“Desde este momento Nicolás Maduro no es Presidente de Venezuela. Podrá estar en Miraflores, pero no lo es”, declaró ese pobre enfermo, que debiera recurrir a un psiquiatra para tratamiento de un grave mal que podría llevarlo a la locura de no acudir a tiempo, pues el Presidente-Obrero, no ha abandonado un solo instante el cargo que le encargó el pueblo con su voto.
Con decisiones como esa, ha quedado una vez más al descubierto su compulsiva adicción a la violencia, destrucción y muerte, su irrespeto y desobediencia al Papa Francisco, como católicos que dicen ser en su mayoría, sino que, como modernos fariseos, mientras se rasgan las vestiduras derramando “lágrimas de cocodrilo” por la paz, buscan la violencia de la guerra.
Pero también incumplieron el compromiso que habían hecho de aceptar el Diálogo, otros no católicos ni cristianos, como el sionista alcalde de El Hatillo, David Smolansky, quien cínicamente dijo: “Nosotros no creemos en el diálogo”, lo cual demuestra que como fieles vasallos del Imperio, ninguno de los dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática respeta la palabra empeñada.
Pero tampoco lo hace la jerarquía de la Iglesia Católica venezolana, cuya dirigencia, desde la Conferencia Episcopal se ha puesto al lado de los enemigos del pueblo, como suelen hacerlo los miembros de las demás conferencias episcopales de América Latina y el Caribe y otros altos prelados, que desatan sistemáticas campañas contra los procesos progresistas y revolucionarios y sus líderes.
Como lo hizo el sábado el Arzobispo de Barquisimeto, Monseñor Antonio López Castillo durante la homilía celebrada en la iglesia del pueblo de Santa Rosa ante centenares de miles de fieles que se disponían a acompañar a la tradicional procesión de La Virgen Pastora en su recorrido hasta la capital del Estado Lara.
López Castillo, convirtió ese día al púlpito en tribuna política, olvidando su condición de religioso y asumiendo la posición del más enconado enemigo del inédito y pacífico proceso descargó todo su odio e ira contra la Revolución Bolivariana y el Presidente Nicolás Maduro, y usurpando la identidad del pueblo venezolano, dijo: “No creemos en el Comunismo Socialista fracasado.”
Y afectado por el mismo mal que ciega a los dirigentes de la MUD, de Voluntad Popular y sus seguidores, como uno más de ellos, se dedicó a lo largo del sermón que dirigió a los fieles, que sorprendidos no salían de su asombro escuchando aquella perorata de ofensas y mentiras, que más parecían salidas de la boca de un Ramos Allup, un Capriles Radonski o un Guevara.
El Arzobispo concluyó lo que fue, en vez del sermón religioso lleno de llamados al amor y a la paz entre seres de buena voluntad como proclamó Jesús hace 2.000 años, un discurso proselitista lleno de odio, y extraviado como los de la MUD y VP, dando vivas a la Libertad, no dio cuenta que las daba a la Venezuela libre que en estos tiempos de Revolución vive la Patria de Bolívar, Chávez y Maduro.
Porque para el pueblo venezolano no hay otro camino más que la amplia alameda de paz y amor por la que hoy marcha junto con Maduro, hijo político y heredero del legado libertario de Chávez, el que conduce a la consolidación de la felicidad y al bienestar social a que tiene derecho ese pueblo que aprendió a vencer todos los obstáculos, como lo hizo Bolívar, “El hombre de las dificultades.”

16/01/2017 - 08:59 am