Abril de nuevo ha sido testigo de un histórico triunfo revolucionario

Abril es en Venezuela un mes histórico, en el que bajo las sombras de la noche actúan los traidores, pero al amanecer salen los patriotas que hacen las revoluciones a salvar al pueblo de esos lacayos imperiales, como lo hicieron en 1810, en 2002 y este abril de 2017 liderados por Maduro para desbaratar la última fase del golpe de Estado continuado que preparaban esos Judas por orden de EEUU.
Tuvieron el cinismo de anunciar que lo asestarían este miércoles, cuando se cumplen 207 años del 19 de abril de 1810, punto de partida de la gesta libertaria que culminó el 24 de junio de 1821 en Carabobo con la victoria del “Ejército venezolano “Forjador de Libertades” que siguió hasta Ayacucho donde eclipsó al sol del imperio que había sojuzgado a 5 países durante más de 300 años.
Cuando se acababan de cumplir 15 años del cobarde y vil golpe de Estado contra Chávez, el Eterno y Supremo Comandante, a quien el pueblo y nuevamente, el Ejército venezolano “Forjador de Libertades” lo rescataron en menos de 48 horas de la caterva de traidores que lo habían secuestrado pensaban asesinarlo por orden de su amo.
Los mismos que durante los últimos 15 años, pese a que Chávez en un gesto de magnanimidad perdonó a esos traidores, siguieron conspirando, importando mercenarios colombianos para matarlo, los que fueron capturados, y que el noble corazón de Chávez perdonó y liberó como ellos, que en vez de aplacarse desataron La Salida, otra de sus derrotas que dejó 43 muertos y 867 heridos.
Nada los detuvo, enloquecidos como estaban por destruir la Revolución Bolivariana, “La Piedra en el Zapato del Imperio”, que cuyo ejemplo abrió caminos libertarios a otros pueblos hermanos de la Patria que junto con Venezuela de la mano de sus líderes, cambiaron el mapa político, económico y Social de América Latina y el Caribe, y eso es lo que no le perdona EEUU a Venezuela.
De allí que comenzó la mas brutal de las campañas para recuperar su antiguo feudo, logrado mediante una serie de “Golpes Parlamentarios” derrocar a Lugo en Paraguay; a Zelaya en Honduras y a Dilma en Brasil, mandatarios que había sido elegidos en democráticos comicios por el pueblo.
Pero faltaba Maduro, hijo político de Chávez y heredero del legado libertario de ese gigante bajo cuya inspiración e impulso los pueblos y gobiernos de La Patria Grande revivieron el sueño de integración de Bolívar, creando Alba, Unasur, Petrocaribe y Celac, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que marginó de seno a EEUU, algo que, revanchista y humillado no perdona.
Por eso fue que Obama, el Premio Nobel de la Paz que durante 8 años hizo la guerra, declaró a Venezuela como “Un Peligro Extraordinario e Inusitado para la Seguridad de EEUU y una amenaza para su Política Exterior”, un pretexto que utiliza muchas veces el Imperio para “torcerle el brazo a todo aquel país se niega a obedecerle”, como lo confesó cínicamente el mandatario.
Arreció su agresión contra Venezuela, usando su arsenal político, económico, diplomático y mediático, apoyado por una legión de presidentes y ex mandatarios fascistas y sumisos gobiernos de derecha que desde la OEA, que sigue siendo su “Ministerio de Colonias”, reducido de personal por la presencia de una mayoría de gobiernos progresistas y revolucionarios que han frenado sus maniobras injerencistas contra la Revolución Bolivariana.
Y como no tenía más recursos humanos, redobló la apuesta conspirativa, y pesar de saber que sus lacayos criollos son unos incapaces que en más de 18 años no pudieron destruir el inédito y pacífico proyecto político e ideológico, magna creación de Chávez continuado por Maduro, les dió más recursos económicos, más apoyo de medios mercenarios internacionales y los lanzó al ataque.
Y prometiendo a su amo que esta vez lograrían su siniestro objetivo, se fueron a incendiar la calle, a destruir instalaciones gubernamentales, a quemar vehículos, comercios y sobre todo, a ayudar a los terroristas contratados para matar en las marchas violentas, a entregar a los pseudo-periodistas importados, la cifra de muertos que “abultaron” quienes inmoralmente informaron al mundo que los había matado el gobierno.
Pero fracasaron como siempre, y lo que fue peor para ellos y su amo, es que varios de los sicarios contratados fueron capturados y al ser interrogados, confesaron, revelando a las autoridades hasta el último detalle del siniestro plan conspirativo que estaba a punto de empezar y que fue desmantelado justo a tiempo, antes de que se desatara.
La información la suministro la noche de este martes, durante la Reunión de Trabajo que sostenía con sus más cercanos colaboradores, ministros, ministras y otros altos funcionario el propio Presidente Maduro, quien ante la situación planteada por esa canalla, ordenó la puesta en marcha del “Plan Zamora” en su fase “Verde” para enfrentar la emergencia, al tiempo que informaba que
Se detuvo en la madrugada en varios hoteles del centro de Caracas y sectores aledaños, donde acababan de llegar de varios puntos del interior, y mientras aún dormían a varios de los conjurados, entre ellos algunos militares retirados y activos, que están siendo interrogados, mientras los que hasta ahora no han sido capturados tratan de huir a Colombia, perseguidos por las autoridades.
Se conoció por otra parte, que han sido suspendidos todos los vuelos privados desde los aeropuertos del país, con excepción de los comerciales que operan con toda normalidad, con el fin de evitar que escapan al exterior los cabecillas de la fracasada asonada.
Durante su alocución desde el Palacio Presidencial de Miraflores, el mandatario, denunció que el “Departamento de Estado de EEUU publicó un Comunicado con un Plan de Golpe de Estado contra Venezuela”
“El Departamento de Estado en Venezuela. Hoy lo publicaron, 18 de abril, 9.10 de la noche venezolana. Estuvimos leyéndolo y analizándolo en sus partes. Quien quiera ver el guión escrito para generar violencia, muerte y caos que hemos logrado neutralizar y derrotar hasta el día de hoy, léase el comunicado.(…) Allí está el plan, allí está el guión”….
“Se equivocaron con nosotros, se equivocaron de país. Así lo digo y así lo denuncio. EEUU ha dado la luz verde y el visto bueno para un golpe de Estado descarado contra Venezuela. No solo lo digo, sino que lo enfrentaremos.”
Para todo el mundo está claro que el documento emanado del Departamento de Estado imperial, es una reacción generada por el hecho de que el Golpe de Estado que se disponían a asestar sus lacayos criollos fue descubierto antes horas o minutos antes de estallar, no quedándolo más opción a su amo que adelantarse, huyendo hacia adelante, en fallido intento por guardar las apariencias.
Y es que su intención, no era publicar un comunicado como ese, hasta que el golpe hubiera estallado y ganado fuerza
Entonces sí, emitiría un documento, pero muy distinto, anunciando que intervenía, como lo hace siempre que se presenta una situación similar, un Coup d´Etat organizado por Washington y ejecutado por sus secuaces, diciendo que “interviene para salvar vidas humanas, restaurar los DDHH, y ayudar a organizar comicios democráticos en los que se elija a un gobierno que reemplaza a la derrocada dictadura
Pero como dijo el Presidente Maduro:
“Se equivocaron con nosotros. Se equivocaron de país.
Porque no es la primera vez que Venezuela lucha contra un imperio poderoso. Lo hizo hace más de 200 años y lo venció, y como entonces,el pueblo y el Ejército venezolano, “Forjador de Libertades” están decididos y firmemente dispuestos a enfrentarlo, como lo aseguro el Presidente-Obrero, así se trate del Imperio más poderoso de la historia, porque, como dijo Bolívar:
“Por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres vencer a imperios.”

24/04/2017 - 08:55 am