Los golpistas ofenden la memoria de héroes y mártires de la historia

Solo una mente desquiciada por la droga y el odio pudo ultrajar la memoria, invertido los valores y usurpado el nombre de unas gestas libertarias que cambiaron el rumbo de la historia, designando como “Marcha de los Libertadores” al recorrido anunciado para hoy viernes, de una horda de cobardes que usan niños como escudos humanos, vándalos que lanzan heces, queman gente, libros, ambulancias, saquean comercios y destruyen puentes.
En la víspera de esa caminata creada entre los “vapores de la fantasía” que emanan del cerebro de un sujeto que vive flotando en paraísos artificiales alejado de la realidad, se descubrió anunció la noche de este jueves el Presidente Nicolás Maduro que sus cómplices sabotearon las estructuras de tres puentes sobre el Guaire.
“En horas de la madrugada –dijo- siguieron dañando las tres estructuras viales que comunican la avenida que se dirige hacia el Este con las avenidas de Bello Monte y Las Mercedes.
El mandatario, declaró además que “me dicen unos investigadores especialistas en explosivos, que detectaron la colocación de unos cartuchos con el propósito de ejecutar una explosión.”
“Los tres puentes quedarán inhabilitados hasta que podamos restablecer la paz” manifestó el jefe del Estado y es en medio de ese clima de constantes ataques a las estructuras viales y sedes de instituciones gubernamentales y de los servicios de transporte como el metro de Caracas las unidades de metrobuses y servicios de telefonía y energía eléctrica que Guevara anuncia “la Marcha de los Libertadores”
Se requiere de un cinismo e ignorancia sin límites de la historia para hacer lo que hizo el psicópata asesino en serie de Freddy Guevara, que compite con Henrique Capriles y Leopoldo López por el título de “El más violento y sanguinario” de los dirigentes de la oposición golpista venezolana al designar con ese nombre a una caminata de apátridas y de sicarios a los pagan para perpetrar esos crímenes de lesa humanidad.
Se equivocó al escoger el mes y su destino, Fuerte Tiuna, sede del Paseo de los Próceres que guarda memoria de los héroes de la gesta independentista americana, como la Campaña Admirable, iniciada por Bolívar un mes de mayo de 1813 la invicta marcha que culminaría en agosto del mismo año en Caracas, donde su hijo más preclaro recibió el título de El Libertador por haber liderado esa “Marcha de Libertadores.”
A esa hazaña, donde Bolívar, acompañado de Urdaneta, Ribas Girardot y D´Eluyar se dio a conocer como uno de los grandes genios militares de la historia, habrían de seguirle otras tan brillantes como históricas, dirigidas por él y por ese otro genio que fue Sucre, como fueron las batallas de Boyacá, Carabobo, Junín, Bomboná, Pichincha y Ayacucho donde en 1824 se ocultó para siempre el sol del imperio español en Sudamérica.
Otra de las grandes gestas militares de la historia y auténtica Marcha de Libertadores, fue la “La Larga Marcha del Ejército Rojo de Mao Ze Dong,” hazaña que habría de marcar, primero el destino de China, luego el del Continente asiático y con el tiempo, junto con Rusia, la defensa y supervivencia del mundo entero amenazado por la codicia y ambición del imperio yanqui.
Fueron cerca de 100.000 combatientes comunistas al mando de Mao quienes en octubre de 1934, con escasos víveres y armas, perseguidos y hostigados por las tropas pro occidentales de Chiang Kai Shek, comenzaron aquella marcha recorriendo en círculos entre escaramuzas, combates y batallas en un año y 5 días 12.000 kilómetros desde el Sur de China hasta volver triunfantes muy cerca del punto donde la iniciaron.
Marcha de Libertadores tan auténtica como las anteriores, no como esa caricatura de marcha anunciada por Guevara, fue el arrollador avance del Ejército Soviético que derrotó a las hordas nazis que habían ocupado Europa, pero cometieron el error de invadir la URSS en 1941, avanzando por la inmensa estepa rusa sin saber que caían en la misma trampa que el ejército de Napoleón había caído poco más de un siglo atrás.
Fue después de la Batalla de Stalingrado, librada entre agosto de 1942 y febrero de 1943, la más sangrienta de la historia de la humanidad, conquistada por el pueblo y el Ejército Soviético después de un asedio de 5 meses y 10 días en medio del hambre, el frío, las bombas, las balas, los ayes y lamentos de los que morían día y noche, noche y día en aquel gélido infierno que fue Stalingrado.
Desde esa ciudad heroica, el Ejército Soviético recorrió miles de kilómetros destrozando a medida que avanzaba en su Marcha de Libertadores a las hordas nazis que soñaron conquistar al mundo como hoy sueñan las de la violenta oposición golpista venezolana destruir la Revolución Bolivariana.
Llegaron a las puertas de Berlín en abril de 1945 y el día 20 comenzó la que sería la última batalla de la ll Guerra Mundial en Europa que terminó con la rendición de Alemania diez días después, el 2 de mayo de 1945.
El mismo final que le espera a esa caterva de lacayos imperiales, como Freddy Morales que inventó una “marcha” ridícula, usurpando el nombre de Marchas Libertadoras que cambiaron el rumbo de la historia.

26/05/2017 - 10:43 am