Reforma laboral en Brasil: Explotación y precariedad social en pleno siglo XXI

 

Caracas, 13 Jul. AVN.- La reforma laboral aprobada este martes en Brasil por el senado evidencia la explotación y precariedad social en pleno siglo XXI y es profundamente negativa para los trabajadores porque afecta todas las modalidades de empleo, sus derechos y garantías.

La imposición de la reforma laboral por el gobierno de facto de Michel Temer se da en un contexto de fuerte recesión de la economía, alta inflación y un intenso desempleo, explicó Adrián Sotelo Valencia, sociólogo e investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) de la de la Universidad Autónoma de México (Unam).

De acuerdo al Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (Pnad por sus siglas en portugués) durante el gobierno de Temer se han dado, en promedio, 20 mil despidos por día.

Algunas de las nuevas modalidades de esta Ley completamente antiobrera y antisindical pero determinantemente favorable a los intereses de la patronal nacional y del capital extranjero que opera en el país son:

1. La jornada de trabajo podrá aumentar hasta 12 horas diarias si así lo "convienen" el patrón y el trabajador (por encima de lo que estipulen los contratos colectivos). De esta forma el sindicato queda completamente debilitado en las negociaciones obrero-patrón y frente al mismo Estado.

2. El patrón podrá despedir, sin indemnización, a los trabajadores y simultáneamente contratar nuevos empleados con menores salarios y menores beneficios sin ninguna penalización legal.

3. Se eterniza el trabajo temporal. Por ejemplo, en actividades como restaurantes o en las fábricas se podrá trabajar por tiempo determinado sin garantía de remuneración, ni de ser contratado nuevamente.

4. Al aumentar la jornada de trabajo prácticamente desaparecen las horas extras y, por consiguiente, su equivalente en remuneración. El resultado mensual para el obrero es que disminuye su salario global.

5. La hora dedicada a la comida, a mitad de la jornada, se reduce a media hora (expropiación del tiempo).

6. El patrón se reserva el derecho de determinar el tipo de ropa y la manera de vestir de sus trabajadores.

7. Los gastos de traslado y transporte corren a cargo del trabajador.

8. Los días de vacaciones ahora podrán ser parcelados en tres partes (de acuerdo con los intereses patronales).

9. Al legalizar la tercerización las empresas contratantes no tendrán ninguna obligación de indemnizar al trabajador si este es despedido.

10. Los trabajadores fijos y con cierta antigüedad podrán ser despedidos para contratar obreros tercerizados, con menores salarios, sin derechos y sin contrato permanente.

11. El médico de la empresa determinará el lugar de trabajo y las condiciones de los casos especiales (mujeres embarazadas y empleados con discapacidades u otros).

12. La Comisión de Conciliación Previa pasa a segundo plano y tendrá un valor mayor lo que el patrón negocie e imponga por encima de la ley.

13. La finalización unilateral de un contrato por parte del patrón no requiere del consentimiento del sindicato .

14. La Justicia Laboral deja de ser gratuita y queda a cuenta del trabajador despedido (tendrá que pagar todos los gastos para entablar un juicio laboral).

Cabe destacar que solo falta la sanción del presidente para que entre en vigor esta lamentable legislación cuyo texto base fue aprobado por el plenario en primera vuelta con cincuenta votos a favor, 26 en contra y una abstención.

El presidente Temer afirmó que la reforma propuesta era "necesaria" para que Brasil "vuelva a las sendas del crecimiento económico".

 

13/07/2017 - 09:50 am