Educación agrícola da sus frutos en Miranda para fortalecer la soberanía alimentaria

Caracas, 09 Jun. AVN.- Cada vez son más los frutos positivos que se producen en las instituciones educativas del país, a través del fomento de valores, conciencia y herramientas que incentivan las actividades agrícolas, pecuarias y productivas desde el aula de clases, como una nueva cultura de trabajo autosustentable que fortalece la soberanía alimentaria.

El resultado de este trabajo se exhibió en la Gran Muestra Productiva del sector educativo, que se celebró en todo el país. En el caso del estado Miranda, uno de los puntos de exposición se estableció en la plaza Danilo Anderson de Los Teques, donde se congregaron estudiantes, docentes, representantes y comunidad en general.

Hortalizas, tubérculos, frutas, verduras, abono orgánico, semillas, manualidades, dulcería criolla, plantas medicinales y ornamentales, fueron parte de los rubros que se exhibieron, resultado del programa "Todas las Manos a la Siembra", impulsado por el Gobierno nacional a través del Ministerio de Educación, que se sumó recientemente al llamado del Ejecutivo nacional a incorporarse al Plan de los 100 Días de Siembra Urbana, debido a su gran potencial y su enfoque pedagógico con contenidos curriculares agroecológicos que permiten generar desde temprana edad amor por la siembra.

Linora Franco, enlace del programa en el municipio capital de Miranda, indicó en entrevista con AVN que en esta muestra participaron más de 30 escuelas de las siete parroquias de Guaicaipuro y una institución del municipio Carrizal, que compartieron el trabajo productivo que desarrollan día a día en los huertos escolares.

Destacó, además, que establecieron alianzas con organizaciones comunales, como la comuna productiva "Negra Hipólita", de la parroquia Paracotos, que aportó tomates para su venta a precios solidarios tras la cosecha de 10.000 kilos de este rubro.

Las escuelas también aprovecharon para vender sus productos a precios solidarios a las comunidades que visitaron la muestra, como una manera de generar ingresos para mejoras internas y demostrando que esta propuesta es 100% autosustentable.

Cilantro, cebollín, yuca, ají dulce, cebolla, berenjena, pepino, lechugas, mangos, aguacate, auyama, maíz, jabones y manualidades artesanales, fueron algunos de los rubros que se exhibieron.

"Esta es una experiencia significativa y una labor hermosa. Las escuelas están mostrando el trabajo que vienen realizando nuestros niños y niñas de manera pedagógicas e intercambiando conocimientos. Va más allá del programa Manos a la Siembra y abarca el hecho de crear con nuestras manos, y al mismo tiempo, generar alianzas. Por ello,  también estamos articulados con la comuna productiva de la parroquia Paracotos Negra Hipólita", expresó.



Escuelas ejemplos

Una de las instituciones invitadas fue la Escuela Técnica Agropecuaria Carrizal (ETA), ubicada en el municipio Carrizal y que brinda enseñanzas en materia productiva desde hace 56 años. Sus estudiantes se forman en habilidades y destrezas en el campo agrícola y pecuario.

En total se cursan seis años de estudio para obtener el título de Técnico Medio Agropecuario, mención Ciencias Agrícolas, permitiendo a los egresados cursar estudios a nivel superior o directamente ingresar al campo laboral.

La directora de la institución, Kenia Castellanos, sostuvo que desde primer año los estudiantes cursan asignaturas especializadas en avicultura, bovinos y caprinos, cerdos, producción de aves, agricultura general, horticultura, fruticultura.

"Nuestros jóvenes salen con una educación integral en el área agrícola y pecuria. Es una necesidad producir nuestros propios alimentos y no esperar que los traigan de afuera. Nosotros le inculcamos a nuestros jóvenes que es importante estas áreas porque fortalecen nuestra soberanía alimentaria", señaló.

Manuel Morillo, estudiante de primer año, indicó que la teoría se lleva a la práctica diariamente, pues junto a sus compañeros se encuentra criando cochinos y gallinas. Además, participan en el proceso de siembra de diversos rubros.

"Esta escuela nos permite salir bien preparados para desempeñarnos dentro de la agricultura y capacitados para cría animales y crear nuestros propios abonos orgánicos. Sería fundamental que todos los jóvenes nos preparemos bien para sembrar bastante", dijo en conversación con AVN el joven de 12 años.

Multiplicar saberes

A la hora de sembrar no existen limitantes o excusas para activar espacios de agricultura urbana; aun cuando no se cuente con terrenos, siempre se pueden activar mesas organóponicas o simplemente utilizar envases de plásticos.

Ese es el caso de la Unidad Educativa Nacional Clemente Urbaneja, institución ubicada en la capital mirandina, que cuenta con un huerto 100% urbano, en donde utilizan envases de plásticos para cosechar diversos rubros de ciclo corto como cilantro, cebollín, ají dulce, pimentón, entre otros.

Nancy Goméz, coordinadora del programa en esta institución, destacó que los estudiantes fungen como brigadistas, quienes son los encargados de multiplicar sus conocimientos en sus hogares, siendo una experiencia exitosa tanto para la institución como para la familia.

"Se ha hecho un trabajo con nuestros estudiantes y brigadistas de Manos a la Siembra. Estamos produciendo pimentón, ají, cebolla, cebollín en envases de huertos urbanos. Nuestros alumnos son los encargados de difundir lo aprendido en sus casas, y nos sentimos contentos porque se ha logrado multiplicar los saberes", dijo.